• Facebook
  • Twitter
  • Ivoox
  • Radio Online
  • App Radio 90 para iPhone
  • App Radio 9O para Android

Ajustada batalla entre independentistas y constitucionalistas para el 21-D

Dic 04 Escrito por 

Las elecciones catalanas del jueves 21 de diciembre, convocadas por Rajoy tras la aplicación del artículo 155, son una puerta de entrada única con varias salidas que las encuestas electorales realizadas hasta ahora no se atreven a delinear por lo complicado e inédito de las circunstancias.

Por un lado, el bloque independentista, formado por ERC, Junts per Catalunuya (antes PdeCat) y la CUP, saldría muy reforzado si logran la mayoría absoluta (68 escaños) en estos comicios que han llegado a calificar de "ilegítimos"; por otro, los partidos constitucionalistas trabajan por separado y con desigual resultado para evitar esa clara mayoría que lleve a una segunda parte del procés bendecido por unas elecciones esta vez sí, democráticas.

Lo que parece claro, según las últimas encuestas (Metroscopia, GESOP, GAD3 y Sigma Dos), es que la vencedora de las elecciones será ERC, que Ciudadanos mejorará notablemente sus resultados y que el árbitro de la jornada será Catalunya en Comú.

Esquerra Republicana acude al 21-D con unas listas que encabeza Oriol Junqueras, en prisión provisional desde el 2 de noviembre, al que acompañan el resto de exconsellers, tanto los encarcelados como los huidos junto a Carles Puigdemont en Bruselas. Los sondeos de los distintos medios de comunicación señalan que los republicanos se moverían en una horquilla entre el 23,9% de los votos y el 29,3% (entre 37 y 46 diputados).

La siguiente lista más votada sería, si se cumplen los pronósticos de las encuestas, Ciudadanos, que sale "a ganar" con Inés Arrimadas como cabeza de lista. Los de Albert Rivera ven el 21-D como una "oportunidad de oro" para derrotar al nacionalismo por primera vez en Cataluña y ya han lanzado mensajes al resto de constitucionalistas (PP y PSC) para que apoyen a la lista más votada. El partido naranja, que podría convertirse en la principal fuerza de la oposición en Cataluña, oscila, según las encuestas analizadas, entre el 18,6% y el 25,3% en intención de voto, es decir, entre 24 y 35 diputados.

Las encuestas publicadas señalan que para el tercer puesto la batalla se librará entre el PSC y Junts per Catalunya (antes PdeCat). El partido que lidera Miquel Iceta podría lograr entre el 14,6% y el 18,1% (entre 19 y 25 escaños, cuando en 2015 se quedó en 16). Su cabeza de lista cierra la puerta a cualquier pacto que facilite un gobierno independentista aunque en el PP piensan que el PSC pactará con ERC antes que con ellos y no descartan que se intente un tripartito de izquierdas entre socialistas, ERC y los comunes de Ada Colau.

La antigua PdeCat, que se presenta a las elecciones bajo la marca JuntsxCatalunya, quiere que el expresident huido Carles Puigdemont sea el candidato a la Generalitat y afirman que cualquier otra opción (como podría ser investir a Oriol Junqueras o a Marta Rovira) supondría "legitimar la aplicación del 155" y el "ataque a la democracia", lo que viene a ser un "o gana Puigdemont, o gana Rajoy". Las encuestas otorgan a la lista de los exconvergentes del expresident huido a Bruselas entre el 9,8% de los votos y el 16,5% (entre 13 y 25 escaños).

Los sondeos de las últimas semanas no tienen buenas perspectivas para la CUP, a quien dan entre el 5,9% y el 6,3% del voto (7 y 8 parlamentarios, frente a los 10 que tiene ahora). El diputado Carles Riera será el número uno por Barcelona de esta candidatura que considera "ilegítimas" las elecciones del 21 de diciembre.

Las malas previsiones electorales de JuntsxCatalunya y la CUP ponen en riesgo que el bloque secesionista alcance la mayoría absoluta.

En medio de ambos bloques está Catalunya en Comú, la filial catalana de Podemos, que presenta una lista liderada por Xavier Domènech y que cierra en un gesto simbólico con el nombre de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Las encuestas les otorgan entre 8 y 13 escaños (entre el 6,7% y 11% de los votos), suficiente para ser el caramelo que todos quieren llevarse a la boca para alcanzar la mayoría absoluta. Desde ERC ya les piden que salgan de la "ambigüedad" y Pablo Iglesias no descarta apoyar un gobierno de progreso junto a ERC y PSC. Lo que descarta la formación morada es apoyar a PDeCat, Ciudadanos o PP.

La última de las siete fuerzas con representación en el Parlament sería el PP, según los sondeos, que podría alejarse mucho de los 11 diputados que consiguió en 2015. Su candidatura está liderada por Xavier García Albiol y se movería entre el 5,8% y el 8,7% de los votos (entre 6 y 12 diputados). El PP defiende que el 21-D habrá "urnas de verdad" y apuesta por un entendimiento entre su partido, el PSC y Ciudadanos para "acabar con la etapa del independentismo en Cataluña". Aún no ha comenzado la campaña electoral y el candidato popular ya tiene joyas como que "el artículo 155 de Mariano Rajoy está haciendo que los independentistas se bajen los pantalones para salir de la cárcel" y su propuesta de "cerrar TV3 para abrirla con gente normal".

El descenso de los populares dificulta una mayoría constitucionalista (Ciudadanos y PSC suben en las encuestas) y no sería raro que esta fotografía electoral, con JuntsxCat y la CUP también a la baja, se tradujese en una situación difícilmente gobernable o en un acuerdo entre ERC, PSC y Catalunya en Comú. Las claves del 21-D están en la decisión sobre a quién beneficiarán los apoyos de los comunes y la participación que registre la jornada electoral.

Publicado en Noticias Nacionales
InicioNoticiasSeccionesNoticias NacionalesAjustada batalla entre independentistas y constitucionalistas para el 21-D Volver arriba