• Facebook
  • Twitter
  • Ivoox
  • Radio Online
  • App Radio 90 para iPhone
  • App Radio 9O para Android

Canciones con letras incómodas que, quizá, creías que hablaban de amor o de fiesta

Parecen cantar al amor o ser himnos desenfados y festivos, pero en realidad los temas que hemos seleccionado esconden proclamas reivindicativas, cuestiones espinosas, oscuras o contenidos de alto voltaje sexual (más de lo políticamente correcto). Police, Estopa, Georgi Dann... ¡no se salva ni uno! La cuestión es saber leer entre líneas.

Viva la vida de Coldplay: de decapitaciones monárquicas

Los ritmos energéticos de Viva la vida, de Coldplay, han hecho que fuera incluida en un sinfín de listas para subir el ánimo o levantarse por la mañana. Quien se haya quedado en las apariencias o en el buen rollo que desprende el título tal vez no sepa que en realidad la letra alude al rey Luis XVI de Francia, poco antes de ser decapitado tras el estallido de la Revolución Francesa.

 

Every break you take de The Police: siniestra

La cancion Every breath you take de The Police, que ha servido durante más de tres décadas para que enamorados de todo el mundo declaren su amor, fue escrita por un Sting dolorido que acababa de divorciarse de su mujer. Gira en torno a los celos y a un amor obsesivo y no correspondido. "Cada vez que respires, cada paso que des... te estaré vigilando", dice la estrofa que ha sido tachada por el propio Sting de "siniestra". "Creo que me inspiré en el Gran Hermano, en la vigilancia y el control", ha declarado en alguna ocasión.

 

Georgie Dann: no apto para menores

Tras los inocentes ritmos playeros de Georgie Dann, uno de los reyes primigenios de la canción del verano, se esconden frases pornográfico-festivas. A la cabeza, las de El Chiringuito ("las chicas en verano no guisan ni cocinan, se ponen como locas si prueban mi sardina" o "Está el menú del día, conejo a la francesa, pechuga a la española y almejas a la inglesa"). El tema La Barbacoa le va a la zaga: "La vecina que es muy mona, toma el sol en la tumbona, yo les hago algo sencillo, pero quiere el solomillo, que le gusta mucho más".

 

Estopa: ¿a la droga o a su enamorada?

Desde su primer disco, los chicos de Estopa hablaron sin tapujos de las drogas (como en Exiliado en el lavabo). Sin embargo, fueron muchos los que incluso encontraron en los temas supuestamente dirigidos a una mujer, una alegoría a las sustancias prohibidas. Por ejemplo, en Me falta el aliento (donde les falta, además, "la pasta" y "tus ojitos rojos") o Tu calorro, donde hay "amapolas" y frases como "Tu perfume es el veneno que contamina el aire (...) que me corta hasta el habla y el entendimiento".

 

Time to pretend: demoledora

No te dejes embaucar por los ritmos saltarines de Time to pretend, de MGMT. Ni, tampoco, por las primeras frases entusiastas, en los que sus autores aseguran sentirse "en la flor de la vida" y tener ganas de hacer música y viajar a París. Pronto, las estrofas se giran, retorcidas por la ironía. Hay drogas y la decisión de "vivir rápido, morir joven". Y frases felices que se alternan con otras de un pesimismo demoledor. "Nos ahogaremos en nuestro propio vómito y ese será el fin. Estábamos condenados a fingir (vivir de las apariencias)", es la corrosiva moralina final. 

 

Here comes my man: castastrófica

La popular canción de los Pixies Here comes my man, y una de las, aparentemente, más contentas de la discografía de los estadounidenses, no tiene nada de alegría. Según sus autores, "trata de borrachos e indigentes que viajan en tren y murieron en el terremoto de California. Antes de los terremotos, todo se queda en calma".

 

Los Rodríguez y su 'Aquí no podemos hacerlo'

El tema Aquí no podemos hacerlo que Los Rodríguez incluyeron en su álbum Hasta luego (a la izda. la carátula) parecía, a primera vista, una canción fogosa dirigida a una "morena con la piel de chocolate". Cuando el tema continúa con "nunca quise apurarte y que te quemes mal, mis dedos solo sirven para tocarte a ti. Un beso, otro beso y la pena se va con el humo" son muchos los que empezaron a pensar que la musa de Andrés Calamaro podía no ser humana.

 

Tiny dancer: ¿un canto a la cocaína?

"He consumido tanta cocaína como Whitney Houston, estoy vivo de milagro", confesó en una ocasión Elton John. Sus declaraciones hicieron que los temas que hasta entonces había compuesto se sometieran a segundas lecturas. Son muchos los que ven en Tiny dancer un canto del artista a la cocaína, a la que, supuestamente, dedica frases como: "And now she's in me, always with me, tiny dancer in my hand" (Y ahora está en mí, siempre conmigo, pequeña bailarina en mi mano).

 

Kylie Minogue: su versión más perturbadora

No esperábamos de Kylie Minogue intepretar una canción tan aterradora (con apariencia de balada amorosa) como Where the wild roses grow. Nos casan más las cosas si conocemos con quién la canta a dúo: Nick Cave. El tema habla de una relación ("Desde el primer día que la ví, supe que sería mi chica, mientras fijaba su mirada en la mía y sonreía"). La última frase, sin embargo, trunca toda felicidad: "Lo último que oí fue un susurro mientras sonreía sobre mí con una roca en su mano".

 

One: un himno de ruptura

En 1992, U2 lanzó este single poderoso, One, que en principio fue interpretado como un canto luminoso -aunque melancólico- al amor y la comprensión ("We're one, but we're not the same, we get to carry each other"). Según la banda, es una canción de ruptura inspirada tanto por la reunificación alemana tras la caída del muro de Berlín, como por las crisis matrimoniales que estaban viviendo los componentes del grupo en ese momento.

InicioNoticiasSeccionesNoticias LocalesMás que músicaCanciones con letras incómodas que, quizá, creías que hablaban de amor o de fiesta Volver arriba