• Facebook
  • Twitter
  • Ivoox
  • Radio Online
  • App Radio 90 para iPhone
  • App Radio 9O para Android

Estudio confirma que la cerveza no engorda y podría ser alimentación saludable

Mar 17 Escrito por 

Existe una creencia popular de que la cerveza engorda, pero varios estudios señalan que su consumo moderado no está relacionado con sufrir obesidad, ya que el aporte calórico de las bebidas fermentadas es bajo.

 

La profesora y doctora, Ascensión Marcos, directora del Grupo de Inmunonutrición del Departamento de Metabolismo y Nutrición del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN), sostiene que un consumo moderado de cerveza podría formar parte de una alimentación equilibrada, según la ponencia que ha impartido este jueves sobre los 'Efectos de un consumo moderado de esta bebida fermentada sobre la composición corporal', en el marco del II Congreso de Obesidad y Complicaciones Metabólicas que tiene lugar estos días en Sevilla.

Existe una creencia popular de que la cerveza, por su contenido calórico, engorda. Sin embargo, tal y como se expone en el II Congreso de Obesidad y Complicaciones Metabólicas, numerosos estudios han cuestionado esta idea, y han comprobado que el consumo moderado de bebidas fermentadas no está relacionado con sufrir obesidad, ya que el aporte calórico de estas bebidas es bajo. Así, la causa de ese sobrepeso no estaría en la bebida, sino en los malos hábitos alimenticios, la vida sedentaria e incluso la genética.

En la conferencia, se hace referencia a algunos de esos estudios, entre los que destaca 'Asociación entre el consumo moderado de cerveza tradicional y sin alcohol y la composición corporal', que afirma que un consumo moderado de cerveza, ya sea tradicional o sin alcohol, no provoca aumento de peso ni modificaciones en la composición corporal.

Además, las mediciones antropométricas realizadas a los participantes no mostraron cambios en la circunferencia del brazo, cadera y cintura, ni alteraciones significativas en los pliegues cutáneos. De igual forma, la investigación 'Relación entre el consumo moderado de cerveza, calidad nutricional de la dieta y tipo de hábitos alimentarios', realizada por la doctora Rosa María Ortega Anta, catedrática del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, y por el doctor Lluís Serra Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, concluye que las personas que ingieren cerveza de forma moderada suelen presentar mejores hábitos alimentarios y mayores niveles de HDL (colesterol bueno) y menores de LDL (colesterol malo) que los no consumidores.

Además, el estudio también afirma que los consumidores moderados que participaron presentaron una composición corporal más adecuada, considerándose un consumo moderado tres cañas diarias en el caso de los hombres y dos cañas diarias para las mujeres.

Estos resultados pueden deberse a la baja cantidad calórica de esta bebida fermentadas, 90 kcal en una caña de 200 ml, y un porcentaje aún más pequeño en el caso de la cerveza sin alcohol, con una media de 34 kcal para la misma cantidad. Por ello, la profesora y doctora, Ascensión Marcos en su documento 'Efectos de un consumo moderado de cerveza sobre la composición corporal' considera que, "es necesario desterrar el falso mito de la barriga cervecera, ya que la bebida no es culpable de la obesidad".

Por otra parte, diversos estudios determinan que la cerveza podría formar parte de la dieta mediterránea y que, gracias a su bajo contenido alcohólico y calórico, puede ser un buen acompañamiento en las comidas. De hecho, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) incluye la cerveza en la Pirámide de la Alimentación Saludable, principal referente en materia nutricional donde se integran todos los alimentos propios de nuestra dieta.

Asimismo, por su composición rica en ingredientes naturales como son el agua, lúpulo y cebada, y su alto contenido en vitaminas y minerales, la cerveza puede producir efectos positivos para el organismo, siempre que sea consumida con moderación por individuos adultos y sanos. Por ejemplo, el elevado contenido en polifenoles (antioxidantes naturales), le otorga un alto poder antioxidante y antiinflamatorio, proporcionando efectos protectores sobre el sistema cardiovascular.

Etiquetado como Estudios   
Publicado en Hoy por Hoy

 

 
Inicio Volver arriba